Focaccia (Horneo el 9/Dic)

Pues nada majos y majas, que de aquí a un mes estamos dándolo todo con la Marcha Radetzky, ¿sí? 🙂 Llega la navidad (con sabor a mazapán, decían «Los payasos de la tele») y comenzará la vorágine habitual.

…enga, pulsamos el botón de pausa. Antes de que todo eso arranque definitivamente vamos a tirarnos al sofá y cenar plácidamente con una focaccia. Con su miguita maja, su sabor y aroma a tomillo y romero. Esos pancitos que te los puedes comer a pellizcos, o cortados en cuadrados o rectángulos y sobre ellos las deliciosidades que os gusten: jamón (serrano hasta que cobremos la extra), mortadela (que de verdad que la hay espléndida), pececillos ahumados o como acompañamiento de cualquier platillo rico. Incluso abierta al medio en una suerte de bocadillo en el que puedes meter la mandanga que se te ocurra, ¿habéis probado a meter ahí dentro verduras asadas? Bien rico y de lo más sano.

Habrá dos focaccias disponibles, ya sabéis, si os apete, apuntarsus.

Nota: Como es la semana del puente se amplía todo un día más ¿vale? Esto es, comienza la entrega el martes en lugar del lunes y los pasos previos, igualmente, se amplían en un día.

Completando la trilogía: Pan de sidra (y manzana. Y horneo el día 24/Nov)

Tras los panes de cerveza y vino precedentes le llega el turno a la sidra.

Me pongo hoy en plan Libro Gordo de Petete (¡tengo más años que el hilo negro!). Con ello hemos dado un toque a tres elementos culturales como son los benditos binomios aceite de oliva – vino, manteca – cerveza y ese toque puntual en algunas zonas concretas en que aparece la sidra. Zonas como el norte de España, Bretaña o Normandía.

Será este pan de trigo con una pizca de integral, su buen cancarro de sidra como líquido elemento y en la masa habrá unos deliciosérrimos tropezoncillos de manzana que previamente habré salteado para que desplieguen así su otoñal dulzor. Y ya sabéis, formato como de kilo aproximadamente.

Ale, que levante la mano a quien le apetezca.

Días de vino y nueces (Horneo el día 10/Nov)

Era algo así, ¿no? 🙂

Enga, que ya estamos en otoño. Vamos con uno de esos panes de chimenea, sillón de orejas y libro de Chesterton. Pan para tomar con queso rico o con mantequilla y mermelada hogareña; o con ricuras como bresaola o pastrami o con queso de tetilla y dulce de membrillo. O con…

Este pan llevará un buen arreón de vino tinto entre sus ingredientes y los siempre acogedoramente otoñales frutos secos; esta vez serán nueces. Habrá un par de lustrosas hogacitas (como de kilo) buscando hogar. Si os apete, ya sabéis.

Nota: En el pan, como en la cocina, no se usa un vino que no nos beberíamos. En esta ocasión usaré Canforrales Clásico o Torre de Gazate. El que primero ocurra y en ambos casos sin paso por madera, que es lo que me resulta más adecuado para estas cosas.

Cerveza (pan de ;-) ) (Horneo el día 3/11/2019)

Pues sí señores y señoras, le llega el turno a un pan con un saborazo que va hasta el infinito y más allá. Un pan en el que aparece la cerveza como actriz principal, pero que no se queda sólo en eso. Noooooo ñores y ñoras. Usaré la receta de Jeffrey Hamelman, de su libro «El Pan», que es la caraba (el libro, la receta y él). Trigo, algo de centeno y un toque de trigo integral junto a una doble masa madre y cerveza doble malta; cosa fina oigan. Si os entra la apetencia, ale, ya sabéis 🙂

¡Pan en molde! ¿Pan de molde? Pan en molde. (Horneo el día 20/10/2019)

Estimados panarras: Milly Vanilly no existe. El pan de molde tampoco. Ale, ya lo he dicho. ¡Qué descargo de conciencia! 🙂
El pan que llamamos de molde es un pan como cualquier otro, sólo que he hecho dentro de un molde. No tiene nada especial, ni espacial, sigue siendo harina, agua y el elemento de fermento que usemos (yo, como sabéis, masa madre). Eso, pan en molde, pero a ver quien le cambia el nombre a estas alturas.

He pensado que estaría bien hacer algún pan en molde, que echo de menos hincarle el diente a uno bueno. Habrá disponibles dos panes como de kilo y algo (cada uno). Harina de trigo, con su algo de leche y mantequilla que hacen de este pan de molde algo bien rico y que llamamos Pan de Mie. Una delicia de pan suficientemente firme como para hacernos unos sandwiches opíparos y con ese toque de mantequilla que nos da unas tostadas como para saltar estilo Fosbury a primera hora de la mañana.

En mi habitual ponerle nombre a los productores de los ingredientes que uso os cuento que la leche y la mantequilla que usaré para este pan serán de La Colmenareña.

Ya sabéis, si os apete dadle al asunto del formulario.

Newsletter / Notificaciones

¿Qué tal resalaos? ¿Me habéis echado de menos? :-p

Es un hecho: Tenemos un montón de cosas en la cabeza; ocupaciones y preocupaciones. Nos pasamos el día corriendo de aquí para allá y, la verdad, que además tengáis que estar pensando en cuándo publico, o tener que estar pendientes del feed rss (que sí, que de verdad de la güena que siguen vivos y hay quienes los usan) pues no deja de suponeros un cierto engorro. Todo esto y que hay quienes (gracias Beatríz y María 🙂 ) me han sugerido que estaría muy bien que enviase un correo recordándooslo y contándoos qué pan voy a hacer esa semana.

Pues me pareció tan buena idea que ale, dicho y hecho, añado la posibilidad de enviaros una suerte de newsletter / notificación. Esto es, si os dais de alta a través del formulario que os enlazo, la publicación que haga en esta página la recibiréis también en el correo electrónico que me indiquéis.

Si queréis daros de alta en el envío de la newsletter basta con que incluyáis vuestra dirección de correo electrónico pulsando aquí mismo.

Horneo el día 08/09/2019

Se está quedando el verano muy para molletes de manteca colorá. ¿A que sí? Ya sabéis, esos bolletes ligeramente alargados, suaves y de miga ligera en los que va bien cualquier cosa que vaya en el entrepan. Trigo panadero, su algo de trigo duro y manteca colorá de Paco Melero, de Vejer de La Frontera. Si no lo conocéis, hacedlo. Excelente material ahí, en esa preciosidad de pueblo. Si os apeten unos molletes, ya sabéis.
Saldrán del horno una docena de molletes. Si sólo queréis media docena, sin problema, decídmelo.

Horneo el día 01/09/2019

¡Ya estoy aquí otra vez! Para esta semana se me ocurre hacer pan moruno. ¿Os apete? Se trata de un pan a base de trigo. La mayor parte será zamorano y la otra parte trigo duro gaditano. Se trata de un pan no muy alto, de esos que se hacen en la solera del horno. Panes de esos de compartir, de partir con la mano y mojetear en la salsa como si mañana lo fueran a prohibir. Haré cuatro piezas de unos 200 gramos cada una. Si no os apetecen cuatro pancitos no pasa nada. Decidmelo sin problema. Entre uno y cuatro es cosa de ponernos de acuerdo en cuántos queréis. Si os apetece hincarle el diente, ya sabéis.

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar